lunes, 3 de marzo de 2014

Y qué de las Fuerzas Armadas de Venezuela hoy???

El ejército, el fiel de la balanza en medio de la crisis venezolana


El futuro del régimen de Maduro... Maduro está mucho más débil que el chavismo”



Si la crisis política y la económica siguen profundizándose en Venezuela, el futuro del régimen de Nicolás Maduro cada vez dependerá más del papel que cumplan, o que deseen cumplir, las Fuerzas Armadas.

La crisis de legitimidad que padece el régimen unida a la falta de liderazgo del propio Maduro y la delicada coyuntura económica, todo ello forma un cocktail en el que el rol del ejército se va transformando en decisivo.

Heinz Dieterich, el antiguo ideólogo del chavismo, señala que “la Fuerza Armada es el fiel de la balanza, como en todo este tipo de crisis, por ejemplo, en Egipto o Ucrania. Son altamente politizadas y los oficiales tienen una buena formación general. Es obvio que ven la situación con preocupación y que son leales al bolivarianismo…Habrá un punto de inflexión frente al gobierno actual, si se convencen que este gobierno no tiene la capacidad para resolver la crisis”.





Esto se une a que a medida que el régimen es más débil tiende a apoyarse aún más en el ejército lo que en Venezuela es una tradición desde 1999.

“Claramente los militares están controlando lo económico, la inteligencia y las armas.Están en el 25% de los ministerios. Los hombres con más poder del país tienen uniforme militar. Hay una toma del poder por parte de los militares”, dijo a la agencia de noticias AFP Rocío San Miguel, directora de la ONG Control Ciudadano.

Las facciones dentro de las FFAA

Efectivamente, la mayoría de la oficialidad es leal al régimen por compromiso ideológico o por intereses profesionales o económicos. Pero más allá de ese bolivarianismo subsisten diferentes corrientes, según los expertos en temas militares.




Además del pequeño sector más cercano al propio Maduro, está, por un lado, el grupo de aquellos que mantienen un vínculo con Diosdado Cabello y su amplia red de intereses.

El presidente de la Asamblea Nacional sabe de la importancia del papel de los militares y por eso en los últimos tiempos no ha dejado de advertir a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para que no caigan en divisiones internas.

“Quien ande con cosas raras, aún tiene tiempo de arrepentirse. Nos van a atacar, van a intentar dividirnos. Tenemos que unirnos, pero unidos de verdad, sin zancadillas, sin chismes”, ha dicho.

En un intento de revivir “la mística revolucionaria” y eludir el divisionismo ha pedido volver al espíritu del MBR 200, preservar el legado del comandante Hugo Chávez y seguir su ejemplo: “El que quiera traicionar a Chávez va a encontrar un pueblo unido. El 4-F nos fuimos con el pueblo, con el que no tenía y eso ha tenido resultados. El pueblo está emancipado”.

Son unas frases que no dejan de evidenciar que existen divisiones al interior de la institución (“tenemos que unirnos, pero unidos de verdad, sin zancadillas, sin chismes”) y el peligro de que se produzcan defecciones pues hasta habla de “traicionar” a Chávez.





Frente al grupo de Cabello, se sitúan los dirigentes históricos del MBR 200 encabezados por Francisco Arias Cárdenas, gobernador de Zulia, o Francisco Ameliach, gobernador de Carabobo, entre otros.

Se trata de 11 gobernadores de origen militar, muchos de los cuales tienen posiciones de mayor pragmatismo con respecto a la actitud que hay que asumir con respecto a las protestas de la oposición.

El hombre más importante dentro de este grupo es Arias Cárdenas quien ha reiterado su lealtad a Maduro a la vez que ha hecho constantes pedidos a la concordia: “La ciudad de Maracaibo ha venido recuperando la calma, que prive la tranquilidad y la paz, una gran mayoría de los ciudadanos quieren paz. Es importante que en los condominios la gente se manifieste. No pueden incendiar la ciudad, la racionalidad debe imponerse”.

Otro referente de los militares gobernadores chavistas es José Gregorio Vielma Mora, de Táchira, quien se distanció del discurso oficial al pedir la liberación de Leopoldo López: “No estoy de acuerdo con mantener preso a Leopoldo López. Estoy en contra de tratar una manifestación con violencia. Aquí nadie está autorizado para ejercer la violencia. No soy parte del régimen, fui electo por los ciudadanos de Táchira”.

Todos estos gobernadores tienen prestigio, palancas de poder regional, influencia dentro del ejército y muñeca política. Se alzan a medio plazo como una alternativa a un poder que se va desgastando y deslegitimando.

“La institución presidencial tiene una hora muy baja en Venezuela, por primera vez en muchos años. Chávez era más temido que otra cosa. Maduro no tiene auctoritas. La crisis económica y su incapacidad lo van minando. Maduro está mucho más débil que el chavismo”, aseguró a Reporte Indigo el periodista venezolano Alonso Moleiro.

Por el momento, las diferentes facciones concuerdan en mantener la estabilidad pero si el vacío de poder continúa y se acrecienta o el régimen echa mano de las FANB para apagar violentamente las protestas, quizá se abra la puerta para que se produzca la intervención directa (golpe de Estado) o indirecta (ultimatum para cambiar el rumbo).



TOMADO DE infolatam.com








No hay comentarios:

Publicar un comentario