martes, 6 de mayo de 2014

La misión secreta de Eliecer Otaiza

Sucesos desconocidos de Otaiza quien fue asesinado hace algunos días en Venezuela

General Carlos Peñaloza

La muerte de la mayoría de los seres humanos provoca una sensación de pesar y conduce a manifestaciones de duelo y a hablar bien de los difuntos. En algunos casos particulares la reacción es la contraria y las muertes desatan tormentas e insultos. 




Así ocurrió con Hugo Chávez y ahora con uno de sus apóstoles Eliecer Otaiza. Al igual que su mentor, Otaiza fue un hombre que generó grandes pasiones a favor y en contra. Por el volumen de los escritos posteriores a su muerte el número de detractores es muy superior al de sus admiradores.

Su asesinato no ha sido esclarecido aunque el ministro Rodriguez Torres anunció hace casi una semana haber detenido al autor, sin haberlo presentado públicamente hasta ahora. Algunos escritos cubren parte de su vida correctamente, otros dan información equivocada. Por Ej. un conocido periodista de izquierda dice que el 27N el no mató al capitán y los dos soldados de la Guardia de Honor detrás de Miraflores. Este asesinato a sangre fría con los prisioneros esposados está bien documentado. Luego de ese crimen fue que recibió en el sitio los disparos que casi le causan la muerte. Estando herido no fue llevado a la morgue dado como muerto sino conducido al Hospital Militar con sus signos vitales donde fue auxiliado por el Tcnel. Suarez Galeano. 




Estas historias distorsionadas no son de de extrañar porque Otaiza siempre trato de rodear su vida de misterio. Con todo lo escrito durante esta semana pareciera que todo está dicho sobre él, aunque considero que aún quedan rincones de su vida que no han sido visitados. Cubrirlos todos es imposible en un artículo por ello limitaré esta crónica a un hecho que da idea del nivel de compenetración que tenía con Chávez. Otros detalles los contaré en mi próximo libro “Chávez, el delfín de Fidel”. Me he retardado en su publicación esperando por papel.




En la AMV Otaiza fue conocido como Eliecer Reinaldo Castillo graduado de número 25 en una promoción de 216 oficiales conocida como “La Montilla”. Su puesto en el orden de mérito indica que probablemente tenía una inteligencia superior al promedio al estar cerca del 10% del tope de su grupo. También puede ser que sus jefes le hayan calificado con 100 en “espíritu militar”. Esta evaluación subjetiva dada para ayudar a pupilos a veces convierte a cadetes mediocres en estrellas. Luego de graduarse fue reconocido por su padre y paso a llamarse Eliecer Otaiza Castillo. Este hecho, aunque no tan extraño en nuestro país, es posible que le haya llenado de resentimiento.

Al entrar a la AMV fue miembro de la compañía del capitán Chávez y siendo un jovencito cayó hipnotizado bajo su efluvio. La devoción a Chávez que demostró a partir de ese momento puede considerarse casi enfermiza. Su fervor por Maisanta era cuasi religioso. Para todos los efectos era un zombi al servicio del galáctico. Él no fue el único en caer en ese apasionamiento, solo fue un miembro de una cofradía que terminó en ese estado. Chávez sabía a quienes embelesaba de esa manera y los convertía en sus favoritos o pupilos como se dice en el argot militar. Los pupilos engrosaban el entorno de Chávez eran encargados de las tareas más secretas y peligrosas. El grupo de los pupilos formaba una especie de secta de fanáticos. Entre los miembros de su promoción pertenecientes a este grupo estaban Diosdado Cabello y Jessy Chacón. La pasión por Chávez llegó incluso a generar celos por la cercanía al caudillo.

Al graduarse Otaiza fue a los paracaidistas y allí se convirtió en un rambo. Luego de ascender a teniente fue enviado al batallón O´Leary, la unidad de custodia de la Comandancia del Ejército. Allí fue sembrado como miembro de la escolta del general Pedro Remigio Rangel Rojas, el comandante del Ejército. En la tarde del 4F de 1992 Otaiza fue detenido cuando se dirigía armado y sin autorización de su comando hacia la oficina de Rangel. Al no poder dar explicaciones de lo que iba a hacer y ante los rumores de golpe que circulaban fue detenido por la Policía Militar. Aunque no tengo pruebas, tengo razones de peso para suponer que su misión podría haber sido eliminar a Rangel. Lo sucedido ese mismo día con el capitán René Gimón Álvarez da pie a esta suposición. Gimón era amigo de Chávez desde Barinas y fue enrolado en su logia como cadete. Siendo capitán fue comisionado para asesinar al general de Brigada Manuel Delgado Gainza quien era el Director de la Academia Militar. Este instituto iba a ser el puesto de comando del alzamiento y Chávez necesitaba que los cadetes estuvieran a sus órdenes. Al recibir la orden a Gimon su conciencia no le permitió ejecutarla y denunció a las 11AM al general Rangel cuál era su misión y el golpe que se iba a dar esa noche, pero no le hicieron caso.

El caso de Gimón no fue el primero de esas características ordenado por Chávez. La misión que le encomendaron fue similar a la que recibió el mayor Orlando Madriz Benítez en diciembre de 1989. En esa época yo era Comandante General del Ejército y Chávez que sabía que yo era amigo de Madriz le dio verbalmente la orden de “darme mortadela”. Esta historia me la relató textualmente Madriz quien al igual que Gimon dos años después decidió no cumplir esa disposición y más bien denunciar el golpe planeado. Esta información se la hice llegar al presidente Pérez quien no le dio credibilidad porque sus asesores lo convencieron que esa declaración más el plan de operaciones del golpe no eran pruebas suficientes. A raíz de este “incumplimiento” de una orden criminal estos oficiales fueron execrados y perseguidos por Chávez y se vieron obligados a huir del país. En esa época ambos estaban bajo la influencia magnética de Chávez y pertenecían a su círculo más íntimo. Esto puede parecer como paranoia pero está documentado en informes de la época.

Traigo el tema a colación para revelar una faceta desconocida de Otaiza y para hacer ver que es posible que además de Gimón haya habido otros oficiales misionados para asesinar a algunos jefes inconvenientes. Por Ej. nadie sabe que hicieron Diosdado y Jessy ese día. Se conoce que estudiaban en la UNEFA pero el 4F desaparecieron. Esto no es una acusación sino un llamado a los venezolanos sobre los peligros que representan ciertas personas que no tienen suficiente fortaleza mental y son dominados por mesías o profetas y están dispuestos a cumplir cualquier orden. El caso de los asesinatos en el canal 8 y en Miraflores el 27N da fe de esta posibilidad. Tal vez esas sean los tipos de “muertes selectivas” que mencionó Rodriguez Torres, de quien no sabemos cuál era su verdadera misión del 4F. Sería matar a CAP?

Hay otras interesantes historias de Otaiza pero no hay espacio. Fue un hombre muy cercano a Chávez quien le dio grandes responsabilidades y con quien compartió terribles secretos. Él sabía demasiado y eso tal vez le costó la vida.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada