viernes, 23 de mayo de 2014

Al estilo Hussein, Maduro desafía a U.S.

Nicolás Maduro califica de "detestable" propuesta de sanciones de Senado de EE.UU.



LA SIMILITUD

HUSSEIN
El presidente iraquí, Saddam Hussein, advirtió ayer, en un nuevo desafío a la administración Bush, que ni Estados Unidos ni sus aliados podrán "sacarme jamás del poder". "Irak vencerá las amenazas extranjeras", agregó.




En un discurso, en conmemoración del 34ø aniversario de la toma del poder de su partido Baas en Irak, Saddam dijo que este acontecimiento "es la ocasión para decir a todos los tiranos maléficos y a los opresores en el mundo que nunca podrán vencerme".

"No estaremos de acuerdo con convertirnos en un gobierno que siga órdenes de otros", manifestó el mandatario iraquí, quien a lo lo largo de su discurso habló de "Guerra Santa" y se solidarizó con "los hermanos palestinos".

Al tomar el poder el 16 de julio de 1979, Saddam Hussein alimentaba la ambición de convertir a su país en la primera potencia militar de Medio Oriente y transformarse en el líder del mundo árabe. Sin embargo, condujo a Irak a una agotadora y sangrienta guerra contra Irán, en 1980, y luego a una confrontación con la comunidad internacional.

Empujado por su inagotable sed de poder, Hussein se compara a Nabucodonosor, el rey de Babilonia que conquistó Jerusalén, o a Saladino, el sultán que venció a los Cruzados.

Hussein acumula las funciones de presidente, jefe de gobierno, jefe del Consejo de Mando de la Revolución, jefe del partido Baas en el poder y jefe de las Fuerzas Armadas, e implementó un régimen policial que elimina sin piedad a los opositores.

Saddam Hussein vive en un círculo cerrado y rodeado de misterio. Nadie sabe si duerme en uno de sus palacios en Bagdad o en otro lugar.


MADURO


"Qué se puede decir de las amenazas de sanciones del comité de Relaciones Exteriores del Congreso de Estados Unidos, que es un evento detestable porque con nuestro país no debe meterse nadie", dijo Maduro durante una reunión que sostuvo con parte de su Gabinete.

"Yo repudio, rechazo, detesto la injerencia de estos sectores de la ultraderecha de los Estados Unidos en los asuntos internos de nuestra patria (...) y más detestables las declaraciones de la Jacobson", señaló el jefe de Estado.

"¿Qué tiene que ver usted señora con el diálogo en Venezuela señora Jacobson, preocúpese por los problemas de Estados Unidos que bastante que tienen", enfatizó Maduro, al tiempo que dijo estar seguro de que desde el país norteamericano "se le escribe el guión" a la oposición venezolana.

"Hay un imperio en este planeta que se cree con derecho a gobernar a Venezuela, a meterse con los venezolanos, ya basta, además insolente, porque es arrogante, la Jacobson es arrogante", señaló el gobernante.

El proceso de diálogo se inició en Venezuela el 10 de abril pasado entre el Gobierno y la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), para tratar de aliviar la crisis política que vive el país, pero fue suspendido la semana pasada por el bando adverso al Ejecutivo por no ver avances en las conversaciones.

"Yo le exijo a la MUD que rechace y repudie las declaraciones de Jacobson y rechace y repudie las amenazas de sanciones contra Venezuela por parte del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de los Estados Unidos, yo le pido esto en el marco de la mesa del diálogo (...) resultados concretos", dijo Maduro.

El jefe de Estado reiteró que la idea del diálogo fue suya y surgió para "hacerle un favor a la MUD" para sacarlos "de la violencia" y del "golpismo" y por ello convocó a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para que acompañe al proceso, así como al Vaticano.

"Voy a insistir en ese camino (del diálogo), así la MUD se pare, se vaya, patalee, se vayan a vivir con la Jacobson, hagan lo que hagan, los voy a invitar una y mil veces porque ustedes no pueden estar tomando los caminos del atajo", dijo al insistir en que la oposición quiere sacarlo del poder por un golpe de Estado.

"Las puertas del diálogo yo las abrí, y están abiertas, pero nosotros no vamos a dejar de trabajar y dialogar porque la MUD se vaya, el diálogo sigue con MUD o sin MUD, sencillo, ellos que decidan, si ellos quieren venir a hablar de paz que vengan, si se van a la guerra, terminarán en una cárcel", insistió Maduro.

Añadió que "si más adelante" la MUD logra "el visto bueno" de Jacobson y de Estados Unidos y quiere volver al diálogo, "bienvenidos", pero señaló que "la revolución continúa" con ese sector de la oposición o sin ellos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario