jueves, 12 de febrero de 2015

PSUV de Venezuela y el HSBC

Venezuela en el escándalo del banco suizo HSBC
■ Univisión obtuvo documentos que revelan la corrupcion chavista.
■ Dónde guardan sus capitales los magnates boliburgueses, militares y narcotraficantes.
■ Otra herencia que dejó el difunto presidente Hugo Chávez a su hijo adoptivo Nicolás Maduro son las cuantiosas cuentas escondidas en bancos suizos, revela una investigación realizada por el International Consortium Of Investigative Journalism (ICIJ) y el periódico francés Le Monde



Gobierno de Chávez ocultó más de $15.000 millones de dólares en Suiza


Una investigación realizada por el International Consortium of Investigative Journalism y el periódico francés Le Monde reveló que el gobierno del fenecidoHugo Chávez depositó sumas multimillonarias de dinero en cuentas ocultas en el banco suizo HSBC, informó en un artículo el Diario de Cuba.

De acuerdo a la investigación, la que denominaron Swiss Leaks, también existen clientes procedentes de Cubacon fondos ocultos en Suiza, aunque no especificaron si residen en la isla.

De 31,000 millones de dólares procedentes de países latinoamericanos y del Caribe, casi la mitad de este dinero es procedente de Venezuela.



La investigación periodística se basa en los datos ofrecidos por el exempleado del bancoHSBC, Hervé Falciani, conocida como la Lista Falciani, que incluye información de más de 100 mil clientes de sobre 200 países.

Según el artículo publicado por el Diario de Cuba, Venezuela es el tercer país en volumen de fondos escondidos en las cuentas suizas. La información apunta a Alejandro Andrade, quien fue Tesorero Nacional de Venezuela desde el año 2007 hasta el 2010.



Andrade también fue presidente del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (BANDES), entre el año 2008 y 2010. El exfuncionario venezolano actualmente vive en el barrio Wellington, en Palm Beach, Florida, y según la investigación, tiene inversiones en carreras de caballos.

La Oficina del Tesoro de Venezuela tuvo tres cuentas bancarias que sumaban 698 millones de dólares entre 2006 y 2007.

Sobre 60 mil archivos ofrecieron los detalles de los más de 100 mil clientes del banco suizo y sus cuentas y que fueron publicados en el proyecto Swiss Leaks. Los datos de cuentas van desde 1988 hasta el 2007, pero la información sobre cantidades, solo de 2006 al 2007.





Alejandro Andrade

Alejandro Andrade comenzó su ascenso como escolta del fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y fue designado tesorero y sirviendo como tesorero nacional entre 2007 y 2010. Entre 2008 y 2010 presidió Bandes, el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes). Asimismo, fue uno de los oficiales militares que formaban parte del fallido golpe de estado de 1992, junto con Chávez.

Andrade está incluido en la lista Falciani. De hecho, el Tesoro de Venezuela era uno de los clientes del HSBC desde 2005. Con el nombre Tesoro se abrieron tres cuentas bancarias que sumaban cerca de 700 millones de dólares entre 2006 y 2007. Al menos seis de los otros siete clientes vinculados con esta cuenta también eran funcionarios venezolanos que trabajaban para la Oficina de Tesorería.

Con su fortuna ha invertido en caballos de exhibición. Los periodistas que han sacado a la luz la lista Falciani no han podido contactar con Andrade para que diera su versión sobre la ocultación de dinero en Suiza. Con el Gobierno de Hugo Chávez, Andrade lo convirtió en una de las personas más acaudaladas del actual gobierno.

La SEC -el homólogo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores española en EE UU- y la Fiscalía iniciaron una investigación que salpicó a Andrade, aunque no fue investigado en una trama de comisiones ilegales y sobornos al vicepresidente de finanzas de Bandes. Las ganancias llegaron a ser de 66 millones de dólares a través de Direct Access Partners (DAP), una casa de bolsa ubicada en Nueva York. DAP le vendía al banco venezolano bonos con precios inflados o se los compraba muy por debajo del valor de mercado obteniendo beneficios por 66 millones de dólares, de acuerdo con la Comisión de Valores de Estados Unidos –SEC, por sus siglas en inglés-; pero esto no se podía hacer sin la firma de Alejandro Andrade.

Andrade y sus interpuestos recibían parte de las ganancias a través de una empresa constituida en Panamá, Cartagena International INC, compañía donde también surge el nombre de Jorge González, un probable familiar de la encargada del portafolio del Bandes. Cartagena International operaba con cinco cuentas bancarias en Suiza. Una en la entidad financiera Julius Baer, tres en Rahn & Bodmer y otra en Compagnie Bancaire Helvétique (CBH).”





Nacido en revolución

Las autoridades venezolanas no han dado luces sobre el tema. Tampoco los funcionarios que aparecen a cargo de las cuentas suizas. Aunque se intentó en repetidas oportunidades consultar al ex tesorero nacional, Alejandro Andrade, a través de contactos en el sur del estado de Florida, Estados Unidos, no fue posible localizarlo para obtener un comentario.

Fue Andrade uno de los funcionarios que manejó los casi 700 millones de dólares que aparecen colocados en el HSBC suizo. El resto de los recursos suman 11.900 millones de dólares a nombre del Banco del Tesoro, un banco del Estado nacido en revolución, según presenta su propio eslogan en una retahíla de cuñas que abundan en la radio y la televisión venezolana.

Al menos hasta 2007, esa institución financiera disponía de 9.500 millones de dólares en una cuenta principal y otros 2.200 millones repartidos en un par de cuentas espejo, que fueron creadas cinco meses después de la principal, la noche del 15 de marzo de 2006.

Conocidas en el argot de la banca como cash pooling, las cuentas espejo sirven –de acuerdo con varios especialistas consultados– bien para dar transparencia y seguridad sobre el monto principal o, precisamente, para simularlo y poder tener libertad para desviar los recursos a otros instrumentos financieros.

En agosto de 2011, cuando Hugo Chávez aún gobernaba el país, informó que sacaría las reservas de oro depositadas en Europa y Estados Unidos, para guardarlas en las bóvedas del Banco Central de Venezuela (BCV). En medio de esos anuncios, varias voces empezaron a advertir sobre una serie de rumores que, finalmente, el chavismo confirmó: las reservas internacionales de la República Bolivariana de Venezuela pasarían a partir de ese momento a bancos de la órbita de aliados como Brasil, China y Rusia.

“¿Qué está pasando que no sabemos los venezolanos?”, cuestionó en ese momento el diputado de la oposición, Julio Montoya, tras filtrar documentos oficiales que daban cuenta de la intención de transferir las reservas de la Nación. Esa misma pregunta ahora la hace su homólogo Andrés Velásquez, quien desde ya anuncia solicitar una investigación en la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, para precisar qué pasó con los recursos que, al menos hasta 2007, estaban en Ginebra al resguardo de la sucursal que HSBC mantiene en Suiza.



Lea más sobre Andrade aquí:




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada