sábado, 14 de febrero de 2015

Maduro y su psicosis de magnicidio

Nicolás Maduro sufre de delirio de persecución... ¿se cree tan importante? van 16 "intentos" de magnicidio!

Un grupo de militares de la aviación planeaba atacar el Palacio de Miraflores desde un avión tucano, al menos así lo informó el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en lo que sería la décimo sexta denuncia de magnicidio en su contra alertada por el mismo Jefe de Estado, en tan solo dos años.

Era 23 de enero de 2013 cuando Maduro, entonces Vicepresidente de la República, advirtió un primer plan de ataque en su contra. "Grupos infiltrados planean matarme a mí y al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello", dijo desde un acto de masas en el oeste de Caracas, durante una alocución que fue transmitida por el canal del Estado, Venezolana de Televisión (VTV), plataforma que ha servido como difusora de todas estas alertas.

De este presunto plan no se obtuvieron nuevos datos: se desconocen los nombres de los autores, si hubo detenciones o si había relación con factores políticos. Sin embargo, apenas catorce días después, el todavía Vicepresidente aseguró que un grupo de sicarios "mandados por la derecha salvadoreña" planeaban matarlo, sin precisar si había relación entre esta denuncia y la inmediatamente anterior.

Así, sin nombres, ni fechas, lugares, fotografías, ni pruebas de ningún tipo, transcurrieron dos meses bajo la estela de la amenaza de muerte contra un político venezolano de tan alto nivel. Durante este tiempo murió el líder socialista Hugo Chávez, solo cinco meses después de haber sido electo por tercera vez consecutiva presidente de la República. El Consejo Nacional Electoral llamó a nuevas elecciones y la nación se encaminaba hacia un destino incierto.

Entonces, en medio de la campaña presidencial más corta de los últimos tiempos, el heredero político de Chávez y, para entonces, Presidente encargado de la República y candidato oficialistaseñaló, también a través de VTV, a su adversario en los comicios, el líder opositor Henrique Capriles Radonski, como uno de los "enemigos de la patria" que quería acabar con su vida.

Esta denuncia tampoco prosperó y, paralelamente, Maduro se alzó con la victoria en las presidenciales. Bastaron catorce días nuevamente, esta vez posteriores a su jura como Jefe de Estado, para una nueva alarma de magnicidio. Los señalados fueron el exembajador de Estados Unidos, Roger Noriega, y el expresidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez, quienes "planearon magnicidio desde Bogotá y Miami", según palabras del propio presidente venezolano que, en esa oportunidad, como es costumbre, llamó asesino a Uribe, y le pidió "sacar su nariz" de Venezuela.

Con un mes como Presidente, y sobreponiéndose a una ola efímera de protestas que sacudió el país por la desconfianza en el resultado electoral, Maduro anunció uno de los más polémicos y supuestos planes de magnicidio en su contra: "Desde Colombia planean inocularme un veneno, que no me mataría de una vez, sino lentamente". La presunta estrategia acaparó la atención de los medios de comunicación de Latinoamérica y de los internautas que, restaron importancia a la seriedad de la denuncia, y ridiculizaron las palabras del mandatario.

Entre el 24 de julio y el 26 de agosto de 2013 el Gobierno se dijo advertido en cuatro ocasiones por diferentes planes magnicidas. Voceros como Diosdado Cabello, el periodista José Vicente Rangel y el entonces ministro de Interior, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, fueron los encargados de notificar, siempre mediante la pantalla de la televisión, las características de los planes en cuestión.

Los señalados entonces forman parte de una lista redundante: el gobierno de Estados Unidos, "Colombia", Álvaro Uribe, la "extrema derecha" y el expresidente de Honduras, Roberto Michelleti.Destaca el último de los planes de este período, se llamó "Carpeta Amarilla" e incluyó detenciones en Los Teques y un nuevo nombre: Carlos Salcedo, un ciudadano del que se difundió fotografía y número de teléfono, pero que hasta la fecha no ha sido capturado.

El llamado año de "La Salida" también contó con la cortina magnicida: cinco denuncias a lo largo de 2014 que comenzaron el 15 de febrero, tres días después del inicio de las protestas antigobierno, con una alerta por parte de Maduro que se dijo preocupado por su vida, luego de que un tuitero llamado "Power Kardashian" amenazara, a través de la red social, con matarlo.

Exactamente un mes después, con el país en llamas y decenas de barricadas en varias ciudades del país organizadas por factores de oposición que pedían la renuncia a Nicolás Maduro, éste, en un acto frente a miles de militares, se dirigió al presidente de Estados Unidos y le pidió expresamente que no autorizara un presunto plan para matarlo, que estaría adelantando el Departamento de Estado de la nación norteamericana.

El 10 de diciembre de 2014, Maduro anunció lo que sería el último plan magnicida en su contra de ese año. Esta vez, según contó, se trataba de sicarios que habían viajado desde Centroamérica hasta Ecuador para acabar con su vida, durante su participación en la Cumbre de Unasur. Esta información fue ratificada por el gobierno de Rafael Correa.

Anterior a esta ocasión, dos denuncias habían tomado por asalto la escena noticiosa venezolana. En mayo señalaron a la exdiputada opositora María Corina Machado, al exembajador Diego Arria y al exgobernador Henrique Salas Römer de estar "financiados" por el banquero venezolano Eligio Cedeño para "aniquilar a Maduro". Y, en junio, la delegación venezolana en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) aseguró que la oposición política del país quiere matar al Presidente.

El abogado constitucionalista, Gustavo Tarre, el exdirector de Petróleos de Venezuela (PDVSA), Pedro María Burelli, el embajador de Estados Unidos en Colombia, Kevin Whitaker, el cubano Robert Alonso y el abogado, Ricardo Koesling también fueron señalados por presuntos planes desestabilizadores que siempre incluían la idea de asesinar al Primer Mandatario, durante 2014.




Tras una docena larga de advertencias por presuntos planes de asesinato en su contra, Maduro comenzó 2015 con una serie de viajes al exterior que lo mantuvieron fuera de Venezuela durante la mayoría del tiempo en enero. No obstante, el día 27, durante una alocución desde Caracas, el Jefe de Estado anunció que un grupo de terroristas amenazaron con matarlo en Costa Rica, destino al que partiría en lo sucesivo para participar en la Cumbre de la CELAC. Maduro aseguró que el gobierno tico estaba al tanto de la amenaza.

Un día después, el canciller de Costa Rica, Manuel González, desmintió al presidente venezolano y aseguró que la integridad de ninguno de los mandatarios estaba en riesgo. "No hemos confirmado ninguna amenaza ni grupo terrorista en nuestro territorio", agregó.

De la boca de Maduro no salió ni un solo comentario más sobre esta desmentida amenaza. La palabra magnicidio casi se desdibujó por completo en el acelerado acontecer nacional hasta este 12 de febrero cuando un nuevo elemento de color acompañó a una nueva denuncia de un nuevo y supuesto plan magnicida.

La estrategia en cuestión se llamaría "plan de golpe azul" y consistiría en ataques aéreos sobre la sede del gobierno nacional y otros sitios tácticos donde estarían previstas apariciones del Primer Mandatario. Estos planes fueron atribuidos a un grupo de militares que ya fueron detenidos, según informó el Ejecutivo.

Esta última denuncia magnicida activó las alarmas del gobierno y del Alto Mando Militar que cerró filas en apoyo a Maduro y rechazó cualquier intento de golpe dentro de las filas castrenses.

Los venezolanos, por su parte, ven con descrédito esta última alerta y así lo han reflejado a través de las redes sociales donde, mediante memes y comentarios satíricos, se han burlado del Presidente.

De cualquier modo, el autoproclamado hijo de Chávez parece honrar el legado de su "padre" que, en vida, y durante su gobierno, denunció 22 presuntos planes para matarlo, a la par de otros 41 más anunciados por los principales voceros chavistas. Así, la imitación padre-hijo podría advertirle a los venezolanos que, en materia magnicida y con Maduro en el poder, falta mucha tela que cortar.


Tomado de NTN24


Maduro y sus idolos

Maduro admira a todos los lideres comunistas y los imita....






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada