domingo, 24 de noviembre de 2013

El lado flaco de Juan Manuel Santos

¿Por qué tenemos que aceptar el engaño de que el Gobierno y las Farc estan en "Negociaciones de paz"? 



¿Y seguimos el juego de llamar ese montaje con ese nombre: "Proceso de Paz"? ¡No señor! Digámosle al país, en los medios, en las redes y en la calle, que eso es un Complot para meternos ese gol, que Santos tiene la firme decisión de meternos a las Farc al rancho, impunes a gobernar.






Todos los lados de Juan Manuel Santos son flacos, pensarán muchos. Que su gestión ha sido tan pésima, que su imagen ya está por el suelo y por ende no tiene posibilidades de reelegirse. Yo no estaría tan seguro porque, viéndolo bien, este tortuoso camino por el que escogió meternos no puede ser producto de una aventura espontánea del traidor, sino de una estrategia internacional muy bien montada con grandes apoyos intelectuales y económicos.

Yo pido a quienes me lean, ojalá de Uribe pa’bajo, que entendamos y que asumamos que nos enfrentamos a un enemigo poderoso y perverso, y que esto tiene hasta tintes apocalípticos. Fidel Castro ha colonizado prácticamente todo el continente con su socio-comunismo, y en 1990 cuando se reunió por primera vez el Foro de Sao Paulo, Cuba era el único país con ese modelo destructor de la democracia en toda Latinoamérica. Hoy apenas se escapan en Centroamérica Panamá, Costa Rica, Honduras, que se le sacudió a Zelaya, y México, que ha estado a punto de caer. En Suramérica sólo se escapa Paraguay, que se le sacudió a Lugo, y Chile transitoriamente, porque Colombia ya cayó con Santos quién ya eliminó la independencia de poderes de la democracia y tiene los medios de comunicación a su favor. El Nuevo Orden Mundial, que apoya económicamente este proceso, está integrado por esos grupos ocultos poderosos (Masonería, Illuminati, Grupo Billderberg, etc.) y ha sido relacionado con satanismo. Leí en un libro escrito por un sacerdote instrumento de la Virgen María, que según su mensaje la famosa marca de la bestia en la frente de las personas es la doctrina comunista, que el Gran Dragón Rojo es el comunismo ateo, y que cuando el Gran Dragón Rojo esté agonizando (cayó la Urss) vendría la Pantera Negra en su ayuda que es la masonería, que usarían la blasfemia y que son los Maestros del Engaño, y la Mentira. Alguien ha visto a un militante de la izquierda radical blasfemando o burlándose de Dios, o mintiendo descaradamente o cambiando la verdad histórica? Escalofriante no?

No podemos ser triunfalistas con los resultados de las encuestas que lo muestran con una baja intención de voto, baja imagen positiva y altísima imagen negativa. Fíjense que, como lo he dicho antes, Santos evade las multitudes por miedo a las rechiflas, se sabe repudiado, ¡y si aún así se lanza a la reelección es porque VA A HACER FRAUDE! ¿Qué le cuesta? Miremos el caso de Venezuela, donde Chávez se robó el referendo revocatorio y las elecciones a Capriles, y Maduro hizo lo mismo. Y nosotros no tenemos el talante de protesta de Venezuela que ya ha probado el socio-comunismo 14 años. Aquí la gente protesta cuando tiene hambre, nada más. Cada abstencionista es un posible voto para Santos. Hay que despertar a la gente a votar. Y para eso, creo que no hemos tocado para nada el lado flaco de Santos: su gobierno pro Farc.

Hemos adoptado, quizá como mecanismo de defensa, el burlarnos y ridiculizar a Santos, minimizándolo y tachándolo de idiota, inepto, arrodillado, incompetente, cobarde, imbécil, incapaz, lo cual considero es muy peligroso porque lo subestima y minimiza el problema, relaja y despreocupa. Si mi enemigo es un inepto, ¿de qué me preocupo? Es todo lo contrario, Santos ha demostrado ser hábil, astuto y eficiente poniendo en 3 años a Colombia a las puertas del socio-comunismo. Pongámonos serios y dejemos de ridiculizarlo, o vamos a llorar lágrimas de sangre como se reelija. Ahí vamos a ver quién fue el inepto, si él o nosotros. Tiene su lado flaco y no lo estamos atacando, nos estamos relajando y nos estamos dedicando mucho a lo irrelevante: su pésimo gobierno. Igual antes de Uribe lo que tuvimos fueron pésimos presidentes y aquí está nuestra democracia. Santos sí nos monta una dictadura.

Ya sabemos que Santos es Maestro del Engaño y la Mentira. Le echó tierra en los ojos a Alvaro Uribe Vélez y más de 9 millones de colombianos que votamos por la Seguridad Democrática. ¡No se le puede creer NADA!, y en cada acto que haga debemos mirar que hay detrás porque es pura cortina de humo; una tras otra. Cuando Santos dice: “buenos días”, ¡yo desconfío del Sol porque es capaz de haber disfrazado la Luna! Santos montó una estrategia para sacar a las Farc de la ilegalidad e introducirlas en las instituciones. Junto con el Congreso cómplice crearon el Marco Impune para evadir las condenas por crímenes de lesa humanidad, y así poder acceder a cargos públicos y posibilitar su elegibilidad política. Y todo eso lo disfraza bajo esa causa noble: la paz. En toda negociación hay parte y contraparte, y cada quien defiende sus intereses, y Santos que debería defender los intereses de la patria, defiende los de las Farc. Salió descaradamente a defender el “proceso” ante la ONU y la Corte Penal Internacional, en un papel que le correspondería a Rodrigo Granda o a Piedad Córdoba, para que “no se le atraviesen al derecho de los colombianos de alcanzar la paz”. Es decir, las está ayudando a tomarse el poder que es lo que ellas quieren, no la paz. Y para este propósito mienten todos, miente Santos, mienten las Farc, miente el Congreso, mienten las Cortes, TODOS! Y les comemos cuento.

Recordemos cuando recibió a Capriles y Maduro armó pataleta. Esa era una visita esperada porque Capriles tenía que hacer lobby ante los presidentes de Unasur, para que exigieran a Maduro respetar el compromiso que había hecho, ante la misma Unasur, de recontar la totalidad de los votos. ¿A alguien se le ocurre en serio que Santos reciba a Capriles sin acordarlo antes con Maduro poniendo en riesgo su joya de la corona?, ¿su dizque “Proceso de Paz”? Cuando Capriles pidió cita, fijo que Santos le avisó a Maduro y le dijo: “Yo necesito recuperar mi imagen y tú necesitas una cortina de humo para tapar la falta de papel higiénico. Yo recibo a Capriles y tú te indignas, me insultas y amenazas con apartarte de la mesa de La Habana, y generamos en ambos países sentimiento patrio, yo mejoro en imagen y allá se limpian con la mano sin asco. El resto se lo dejamos a Maria Angela y Elías.” ¡Pero no! Nos tragamos el cuento de la pelea y salimos todos a exigirle a Maduro que respetara a Colombia y a esperar los efectos sobre la mesa de La Habana. Debimos decirles: “dejen la payasería que ustedes son parces y no pelean, eso no se los cree nadie, Maduro no le quita el respaldo a los diálogos”. Lo peor que podía pasar era que efectivamente se los quitara. ¿O mejor?

En vísperas del Paro Nacional, que ya estaba programado, hicieron una jugada maestra: el Congreso anunció estudiar una ley para darle curules a las Farc en la próxima legislatura, sin pasar por las urnas, y Santos anunció el referendo para validar el Complot de La Habana en fecha electoral (una inmundicia). Inmediatamente fingieron una “crisis” en La Habana y se mostraron los dientes para volver inmediatamente a la mesa. Cuando inició el paro, sin fuerza, Santos lo incendió con la famosa frase: “El tal paro nacional no existe”. Y el paro se tragó al referendo y las curules para los terroristas. Le comimos cuento.

Uno debe ser consecuente con lo que piensa, siente, dice y hace. Yo quisiera preguntarle al Presidente Uribe, a Fernando Londoño, Pacho Santos, Carlos Holmes Trujillo, Oscar Iván Zuluaga, Luis Alfredo Ramos, José Félix Lafaurie, Juan Carlos Vélez, Alfredo Rangel, Paloma Valencia, José Obdulio Gaviria, Maria Fernanda Cabal, Paola Holguín, Erika Salamanca, Rafael Guarín, y a todos los que estamos en esta causa (me perdonan los que omita), amigos, conocidos, no conocidos, colombianos en general: ¿tienen las Farc una razón lógica para rechazar el Marco Impune siendo que es la puerta al poder? ¿Tienen las Farc una razón lógica para pelear con Santos siendo que es quien tiene el poder y la voluntad de ayudarlos a tomarse el poder? ¡Yo no las veo! ¡Esas crisis y disputas son fingidas! En La Habana no hay negociación, no hay un pulso ni un "tire y afloje", hay un complot, un contubernio, un entuerto para ver como hacen para meternos a esos criminales a gobernarnos. ¡Y les estamos comiendo cuento! ¿Y lo que salimos a decir es que “Timo regañó a Santos”, o que “ya las Farc le van a dar la puñalada”, o que “cuáles serán los secretos que se tienen guardados?” O que “Santos se convirtió en rehén de las Farc, lo tienen arrodillado”. ¡Puro cuento! Santos tiene el poder, es el Presidente de la República, el Comandante en Jefe de nuestras gloriosas Fuerzas Armadas, a la hora que le dé la gana patea la mesa y: Seguridad Democrática con esos criminales. Pero NO LE DA LA GANA. ¿Por qué? Porque comparte los ideales socio-comunistas de las Farc. A la próxima debe salir uno o todos de los representativos, mencionados u omitidos, a decirle a Santos y a las Farc, o a Maduro cuando la pelea sea con él, que dejen la payasería, que ya sabemos que esas pataletas son fingidas. Quitémosle la máscara a esos bandidos, lo peor que puede pasar es que rompan definitivamente los diálogos para demostrar que la pelea no es fingida, y es lo mejor que le podría pasar a Colombia.

¿Por qué tenemos que aceptar el engaño de que el Gobierno y las Farc estan en "Negociaciones de paz"? ¿Y seguimos el juego de llamar ese montaje con ese nombre: "Proceso de Paz"? ¡No señor! Digámosle al país, en los medios, en las redes y en la calle, que eso es un Complot para meternos ese gol, que Santos tiene la firme decisión de meternos a las Farc al rancho, impunes a gobernar. ¿Acaso es mentira? Yo creo que eso sí que no lo toleran los colombianos, eso sí mueve a votar hasta a los abstencionistas para expresar su rechazo a las Farc, con un “fuera Santos y todo lo que huela a él y a Farc”. Y hasta nos blinda contra un fraude porque el pueblo no se traga que nos monten a las Farc en el poder.















No hay comentarios:

Publicar un comentario