malaysia

malaysia

domingo, 16 de septiembre de 2012

ESCANDALOSA VIDA AMOROSA DE EVO MORALES

 María Luisa Reséndiz

 

 

El presidente de Bolivia, Evo Morales, mantuvo hasta el año pasado una larga relación amorosa con una activista de los derechos de la mujer del Estado mexicano de Querétaro, aseguró ayer el diario Reforma.
“Deja Evo un amor en Querétaro”, titula el corresponsal del periódico en ese Estado en una noticia que aparece en primera plana de la publicación.
La información viene acompañada de una foto del mandatario boliviano, visiblemente más joven, sentado en una mesa junto a la joven, de nombre María Luisa Reséndiz, en actitud cariñosa.
Según el rotativo, el romance comenzó en 1993 en Guatemala, donde ambos coincidieron “en una ceremonia con hoja de coca y donde fumaron la pipa de la paz”.
“Ya en el aeropuerto (al partir) me pidió mi dirección”, confesó al diario Reséndiz, que sostiene que el amor surgido entre ambos hizo que Evo visitara Querétaro en 1998.
La pareja aprovechó aquel viaje para ir a Puerto Escondido, una paradisíaca localidad de la costa del Pacífico situada en el Estado mexicano de Oaxaca.
Reséndiz es originaria de la comunidad de La Loma, en el municipio de El Marqués, de ese Estado mexicano.
La joven aseguró al periódico que Morales le propuso en algún momento irse con él a Bolivia pero ella prefirió quedarse en México.
“Ahorita está muy ocupado, pero la última vez que hablamos me dijo: ‘Te estoy esperando, estoy soltero’, pero no”, manifestó María Luisa entre risas, según Reforma.
El supuesto amor de Morales dijo que conserva cartas del gobernante, al que recuerda como un hombre tierno, apasionado y muy respetuoso.
“Verlo como presidente de Bolivia -declaró- es una gran satisfacción”.
“Él logró lo que quería y yo siempre lo animaba a que siguiera, a que luchara. Él decía: ‘No eres como las mujeres de acá (en referencia a Bolivia), porque las de acá siempre me desalientan y tú no, tú me animas, me levantas la moral. Era un apoyo”, relató al diario mexicano.
Evo Morales Ayma nació hace 47 años en una pequeña villa del altiplano andino denominada Orinoca, es soltero y tiene dos hijos de mujeres distintas.
Semanas antes de convertirse en el primer presidente indio de la nación sudamericana, el 22 de enero pasado, la prensa boliviana conjeturó con la posibilidad de que Evo contrajera matrimonio para darle al país una primera dama.
Sin embargo, Morales afirmó que su único amor es Bolivia y que sus obligaciones como jefe de Estado le absorben tanto que no tiene tiempo para emparejarse.

Nieves es la amiga íntima del Presidente

 El tema se maneja casi como un secreto de Estado, pero el entorno del Presidente, sabe que el primer mandatario, Evo Morales, tiene como amiga íntima a una hermosa y diligente joven cochabambina. Es más, la conocen.
El Presidente es soltero, tiene 47 años y en varias oportunidades manifestó que el 18 de diciembre del 2005 —el día de las elecciones— se casó con Bolivia.

Unos insisten en negar la cercanía entre ambos, pero hay quienes aseguran —aunque con reserva— que la amistad de Nieves Soto y Morales es conocida por los pobladores del Chapare.
Nieves Soto, una dirigente cocalera de la Federación del Trópico, Central San José, tiene aproximadamente 25 años de edad. Es una mujer de pollera que posee una esbelta figura, una pícara sonrisa y un par de trenzas negras siempre bien acomodadas.
El jueves, cuando el Jefe de Estado viajó a Villa Tunari para inaugurar una agencia del Banco Unión y un hospital de segundo nivel, Nieves Soto llegó a las instalaciones de la Alcaldía de la población, donde Morales se encontraba. Vestía una blusa de encaje blanco y una pollera azul corta que dejaba ver sus delgados muslos. Ella llevaba varios platos de pescado, cubiertos cuidadosamente con bolsas de plástico para evitar que la lluvia tropical los mojara.
Poco después, Soto desapareció del edificio, siempre con el fin de no llamar la atención.
Más tarde, luego de que el Mandatario cumplió su agenda en el trópico de Cochabamba, ella abordó el avión presidencial con destino a la ciudad de La Paz.
Varios dirigentes cocaleros consultados, como David Herrada, Asterio Romero y Julio Salazar, afirmaron desconocer el romance. “Es un asunto privado de ellos”, comentó Feliciano Mamani, alcalde de Villa Tunari.
La líder de las mujeres cocaleras del Chapare y senadora suplente del MAS, Leonilda Zurita, no confirmó ni negó la relación. “Pregúntenle a la secretaria del Presidente. Yo no quiero decir nada, porque no quiero meterme en problemas”.
Otros dirigentes —entre ellos de Eterazama, lugar donde Soto vive— admitieron que Morales incluso conoce a sus padres y que antes de las elecciones ambos compartían una vivienda cuando el entonces candidato visitaba a la población.
Según una fuente de Palacio que pidió mantenerse en reserva, algunas mañanas los pasillos del edificio sienten el paso de la joven llevando personalmente el desayuno al despacho del Presidente. Los cuidados de Soto a Morales son evidentes.
A fines del 2005 y a principios de enero, circularon versiones sobre la novia de Morales, y que ella sería presentada en el Chapare. Redacción Central y Cochabamba
“Pregúntenle a la secretaria del Presidente. Yo no quiero decir nada, porque no quiero meterme en problemas”, Leonilda Zurita

Evo Morales acompañado de Eva Liz como la primera dama de Bolivia

 Más allá de todos las pompas que se dieron en Sucre por el Día de la Patria, llamó la atención que el presidente de Bolivia, Evo Morales, haya desfilado con su hija Eva Liz Morales Alvarado. ¡Sí!, como lo leen, la jovencita de 16 años se mostró ante la prensa elegante y bien cercana a la autoridad en las calles de la ciudad blanca.

Con la frente en alto y a la mano izquierda de su papá la chica lució un sobrio traje de dos piezas estilo Chanel aparentemente hecho con lana de alpaca, con cuatro llamativos botones como único detalle.

Para combinar, Eva Liz usó zapatos de tacón en color plateado, mientras que su cabello iba agarrado hacia atrás y terminaba dividido en dos.

Consultamos a Beatriz Canedo Patiño si ella fue la artífice del elegante vestido y confirmó que no, a pesar de que ella le ha confeccionado chaquetas al presidente.

A su vez, la modista sucrense Mónica Siles también negó que haya estado a cargo del vestuario de Eva Liz, pero contó que ha realizado algunas creaciones para la joven. “Creo que la última vez que hice uno para ella fue en abril”, rememoró.
En 2009 Siles elaboró el traje para los quince años de Eva. Este fue en tono marfil y llevaba varias capas en la falda y símbolos de la cruz andina y kantutas.

Eva Liz nació el 24 de septiembre de 1994 en Curaguara de Carangas, provincia de Sajama (Oruro). Es hija de Francisca Alvarado, la exdirigente del movimiento político Pachacuti, que trabajó como reportera y estudió Derecho.

 

video
 


Eva Liz nació el 24 de septiembre de 1994 en Curaguara de Carangas, provincia de Sajama, frontera con Chile. Actualmente estudia en el colegio La Salle de su natal Oruro y se prepara para ocupar puestos de liderazgo participando en actividades juveniles y algunos actos oficiales del Presidente.

Acompañó a su padre a la reunión de Mercosur en junio de 2008, celebrada en Tucumán, Argentina, donde fue atendida de emergencia al sentir un malestar durante la cena con siete mandatarios de la región, según las agencias de noticias internacionales. La joven sufrió una taquicardia y rigidez en las manos. Una hora después ya había sido dada de alta.

Eva Liz es hija de Francisca Alvarado, la ex dirigente del movimiento político Pachacuti, quien también  trabajó como reportera y  estudió Derecho. Alvarado quedó embarazada  en 1994.  Cuando nació la niña le puso el hombre de su padre, pero en versión mujer: Eva, y le agregó otro, también corto: Liz.

Cuando la pequeña tenía un año y cuatro meses, Francisca recuerda que llevó a Eva Liz a que su padre la conozca, ese había sido el único contacto entre padre e hija, hasta finales de 2005. Cuando la niña tenía cinco años, su madre denunció que Morales se negaba a reconocerla y a pasarle un monto de dinero para su manutención. Tras siete años de juicio, el 2 de octubre de 2002, la niña fue reconocida y Evo Morales se comprometió a destinar para Eva Liz 150 dólares mensuales, según el libro “Un tal Evo”, biografía escrita por los periodistas Darwin Pinto y Roberto Navia.

 Lo que Evo nunca pudo ocultar fue aquella lejana relación con una ex dirigente del movimiento político Eje Pachakuti, la orureña Francisca Alvarado, una chola de polleras y de trenzas largas, tan morena como Morales y de una voz calmada, como dando a conocer que estuviera en paz consigo mismo, que después de varios años de haberse disuelto la pasión, ella le desató sus feroces truenos. Se conocieron en 1992 en uno de los tantos curso de formación política que organizaba por todo el país el Eje Pachakuti con miras a derrotar a las oligarquía boliviana. Se siguieron viendo en congresos y ampliados sindicales. Un año después, (1993) Francisca Alvarado, que había cumplido los 19 años, se fugó de su casa de Purgajta, un pueblito remoto del altiplano, porque no aceptaba la orden de sus padres de estudiar solamente hasta tercero intermedio.
En algún momento, dice, su familia la llegó a desconocer porque su hambre por salir bachiller (lo consiguió en Oruro el año 1999) no eran compatibles con la cultura de que las hijas jovencitas, mientras no se casen, tenían que estar pendientes del papá y de la mamá. Es así que se trasladó a Oruro, empezó a trabajar como reportera en una radioemisora y a viajar por todo el país, lo que le permitió ver con mayor frecuencia a su enamorado, al Evo, que la esperaba emocionado, como capitán de barco ansioso por pisar tierra firme después de un naufragio, unas veces en Chapare y otras en la ciudad de La Paz. En 1994 quedó embarazada y Evo Morales recibió la noticia con asombro, al mes de lo ocurrido. A pesar de ello, Francisca dice que nunca llegaron a vivir juntos y que él le destrozó el corazón haciéndose el que yo no fui, el del otro viernes, el chancho rengo, al negar la paternidad.
“Él es bien frío, no es sentimental. No es un hombre de familia, eso nos ha distanciado”, dijo con una voz glacial que le lastimaba su garganta como si fueran puntas afiladas de hielo.
A su hija, Francisca le puso el hombre de su padre, pero en versión mujer: Eva, y le agregó otro, también corto: Liz. “Con zeta al final”, aclara. Cuando la niña tenía cinco años, su madre denunció que Morales se negaba a reconocerla y a pasarle un monto de dinero para su manutención.
Después de siete años de juicio, el 2 de octubre del 2002, la niña fue reconocida y Evo Morales se comprometió a destinar para Eva Liz 150 dólares mensuales, una suma que para ella no es suficiente.
Mucho antes de eso, cuando la niña tenía un año y cuatro meses, Francisca recuerda que llevó a Eva Liz a La Paz, a la casa de Evo, para que él la conozca y para que la niña sienta el calor paternal. Ese había sido el único contacto entre padre e hija, hasta finales de 2005, que fue cuando Alvarado dio esta entrevista.
Eva Liz sólo conocía a su papá por la televisión y, según su madre, la niña se quejaba de que Morales no la llamara nunca para saber si estaba sana o enferma. “Cuando el Evo llega a Oruro los canales de televisión lo entrevistan y mi hija, al verlo, dice: “El Evo está aquí”, no le dice papá, dice, “ese hombre no debe ser mi papá, porque si fuera mi papá, me llamaría”.
Todo ello ha influido para que Francisca Alvarado llegue a pensar que Evo no es un hombre para tener familia, porque cree que está acostumbrado a estar solo y que no le interesa si sus hijos se alimentan o no, con tal de que él esté bien. Le echa en cara que los principios humanos tienen que empezar a ser practicados desde la casa porque si no se empieza a luchar desde el núcleo familiar difícilmente se podrá pelear por otra gente, por los niños desamparados.
La mujer vuelve a la carga: “Evo tiene que ser consecuente con su discurso y no hablar una cosa y después hacer otra”.
El ex asesor del Presidente, el que puso en evidencia que Evo tiene un hombre que le apaga los incendios que encienden sus pasiones, lanzó un dato que dice que podría empezar a cambiar la imagen. Pocos días después de que Evo Morales empezó a gobernar Bolivia, cuando la adrenalina por el triunfo del 18 de diciembre seguía brotando por cada hebra de los cuerpos de los allegados al nuevo Gobierno, ingresó a Palacio una niña menuda, morena y de cabellitos negros, agarrada de la mano de una persona mayor, y subió por las gradas históricas y se metió en los angostos pasillos sin ventilación de la casa de Gobierno hasta encontrar a su padre que por aquellos días ya era noticia mundial.
El ex asesor se ríe de las decenas de periodistas que emborrachados por la noticia política, a la que ellos la llaman de cruda y dura, no se percataron de que Evo Morales y Eva Liz Morales se reconciliaron cuando enero del 2006 agonizaba y en Bolivia las clases populares y los intelectuales y izquierda creían que un mecías llegaba a la Presidencia para calmarles el hambre, generar empleos y terminar con la discriminación y las injusticias.
Hace 12 años, cuando Evo aún no era la vedét de muchos países de Europa, Asia, África y América Latina y de los medios de prensa internacional, Francisca Alvarado, que entonces estaba enamorada de él, dice que escuchaba que la gente se daba cuenta de que Morales no leía ni los periódicos y no era un sujeto preparado para liderar a las masas. Por ello, tomando en cuenta que en las comunidades campesinas se fijaban en todo eso, recuerda que ella le aconsejaba, como maestra que se preocupa por su alumno más querido, que tiene que leer, que si tiene acceso a libros que aproveche.
“Yo en ese tiempo pensaba que un hombre necesitaba apoyo moral, por eso le hablaba de esa manera, en algún momento él me hacía caso y leía, me decía que estaba haciendo tal cosa”. Como prueba de que ella siempre pensó que el estudio libera al ser humano, afirma con un tonito de orgullo, que salió bachiller en 1999 en Oruro y está cursando el cuarto año de Derecho en la Universidad Aquino de Bolivia.
Francisca Alvarado admite que le tiene un “odio personal” al padre de su hija, no tanto por haber negado la paternidad y haberse hecho el opa con la pensión que exige la ley. Sino porque para amedrentarla, (eso ella cree), para que desista del juicio que le estaba siguiendo a Evo y para que de una vez por todas deje de joderlo, puesto que un escándalo de faldas corría el riesgo de quitarle puntos en la campaña electoral, intentaron secuestrar a Eva Liz cuando ambas, madre e hija, estaban haciendo compras en el mercado central de Oruro.
Alvarado se atreve incluso a dar el nombre de la mujer que pretendió arrebatársela a su niña por la fuerza: “Fue Esther, la hermana de Evo la que me la quiso quitar”.
Se calla unos segundos, como disfrutando el haber delatado el escondite de un prófugo, mete aire a sus pulmones y remata su ofensiva contra Evo: “Pensaban que con el intento de secuestro yo me iba a quedar sin hacer el proceso judicial, lo que querían era intimidarme, pero no lo han conseguido.

MARISOL PEREDO

Canal de televisión logra penetrar la intimidad de Evo Morales

 

En la entrevista, el hijo de Evo Morales, llora por la pobreza en la que vive y el gobierno enjuiciará al canal que difundió entrevista. Álvaro Morales, hijo del Presidente, lloró frente a las cámaras de un canal de televisión.
El presidente Evo Morales, a través de su vocero gubernamental Iván Canelas, anunció que iniciará un proceso legal contra la red televisiva Uno por difundir una entrevista de su hijo (15) en la que llora y se queja por la pobreza en la que vive con su madre.
La difusión de esas imágenes y la amenaza del juicio marcaron el cierre de campaña del Movimiento al Socialismo (MAS) en la ciudad de Cochabamba. Álvaro, hijo del Presidente, lloró frente a las cámaras de un canal de televisión recordando su pobreza y también mostró sus habilidades futbolísticas.
En la nota de prensa de la red televisiva se mostró la intimidad del adolescente, pues las cámaras ingresaron al cuarto en el que duerme junto a su madre, Marisol Peredo, y sus dos hermanas. “Después, cuando ya salió Presidente, yo dije mi vida va a cambiar, ya no voy a estar de casa en casa (…) actualmente sigo viviendo así”. El hijo del Mandatario pidió: “Que nos ayude por lo menos con una casa".
"Yo le pido a mi papá que me ayude, nada más que eso, una casa le pido, porque después, en toda mi vida no le he pedido nada”. Luego explicó: “Aquí estoy con mi mamá ayudándole en algunas cosas, ayudando a lavar ropa, todo eso. Yo primero le he consultado a mi papá, y mi papá me dijo ya, a tu mamá le vamos a poner lavandería me dijo, ya nomás le dije, nada más, después en el transcurso del tiempo (…) no tengo dinero (me dijo), me seguía con ese cuento”.
Explicó, asimismo, que sólo quisiera tener un cuarto para él, otro para su mamá y otro para sus hermanas, además de una cocina y una lavandería. “Mi mamá y mi papá valen oro para mí”, dijo, aunque sostuvo que solamente ve al Jefe de Estado cuando tiene que sufragar.
Frente a estas imágenes, el vocero presidencial recordó lo que dispone el Código del Niño, Niña y Adolescente en su artículo 10: “Los medios, cuando publiquen o transmitan noticias que involucren a niños, niñas o adolescentes, no pueden identificarlos nominal ni gráficamente, ni brindar información que permita su identificació n, salvo determinación fundamentada del Juez de la Niñez y Adolescencia, velando en todo caso por el interés superior de los mismos.
El incumplimiento de esta disposición dará lugar a la acción legal correspondiente”. La autoridad gubernamental aseguró que no se contempla como justificación para la vulneración del derecho a la intimidad de los menores de edad el contar con la autorización de uno de los padres para cometerla. Desde el canal televisivo en cuestión se justificó que la entrevista tuvo el consentimiento de su madre.
Canelas sostuvo que la madre del hijo del Presidente volvió a casarse y tuvo dos hijas con su nueva pareja, razón por la cual “no es ético” pedir que el Jefe de Estado asuma toda la carga económica de la familia.
Además, dijo que Morales no está enojado con su hijo, pues considera que fue “utilizado” por la oposición, a la que acusó de emplear a un medio para hacer “guerra sucia”.

                

El presidente Evo Morales, posa junto a sus hijos Álvaro y Eva Liz durante un recorrido por la ciudadela de Machu Picchu - Efe Agencia



ACUSAN A EVO MORALES DE EMBARAZAR A HIJA MENOR DE UNA MINISTRA EN BOLIVIA



 El líder opositor de centroderecha, el empresario Samuel Doria Medina, acusó al presidente de Bolivia, Evo Morales, de embarazar a una menor hija de la ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Nemesia Achacollo Tola. La funcionaria y el vicepresidente Alvaro García Linera expresaron su repudio a los dichos de Doria Medina y adelantaron que tomarán represalias en la Justicia por las supuestas difamaciones.
Todo comenzó por una conversación entre periodistas en la red socialTwitter. Ante la pregunta sobre qué tan ciertos eran los rumores sobre la inminente paternidad de Morales, Doria Medina contestó: “Que sea padre no es la noticia, que la madre sea menor de edad eso sí tiene implicaciones”. Ante el revuelo de su afirmación, el empresario y excandidato a la presidencia retrucó: “pregúntenle a la madre de la menor: Nemesia Achacollo”.




Una polémica de nivel nacional se levantó en Bolivia luego de que el político opositor Samuel Doria (del partido Unidad Nacional de Bolivia) denunció que el presidente Evo Morales sería padre pronto y que la madre sería –nada menos- que una menor de edad.
Sin pelos en la lengua, el líder opositor dijo esto un programa de TV (“A todo pulmón” de la Cadena A) y ayer reafirmó sus dichos en Twitter.
En la red de microblogging el rival de Morales en las elecciones presidenciales de 2005 y 2009, escribió en Twitter que este será por tercera vez padre, pero que eso “no es la noticia”, sino “que la madre sea menor de edad. Eso sí tiene implicaciones”.
Añadió que la supuesta embarazada es hija de la ministra boliviana de Desarrollo Rural, Nemesia Achacollo, a quien calificó de “suegra” del mandatario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada