martes, 20 de enero de 2015

El Papa: "No se puede insultar al islam"

«ni la libertad de religión ni la libertad de expresión deben ser utilizadas para ofender a los demás»

En un largo encuentro con los periodistas durante el vuelo de Colombo a Manila, el Papa Francisco pidió vigorosamente respeto a las creencias religiosas de los musulmanes, señalando que ni la libertad de religión ni la libertad de expresión deben ser utilizadas para ofender a los demás. Sencillamente, «no se puede insultar la fe del Islam».

Aun siendo consciente del riesgo de que se malinterpreten sus palabras, el Papa insistió en que es necesario pensar en los demás, especialmente en los temas que afectan más profunda o emotivamente a cada a uno. En tono informal, comentó: «Si alguien dice una palabrota sobre mi madre puede esperarse un puñetazo».

Al mismo tiempo, excluyó que ni siquiera la blasfemia justifique el atentado de Paris, pues «no se puede matar en nombre de la propia religión, no se puede matar en nombre de Dios». Echando una ojeada a la historia de los cristianos, reconoció que «también nosotros hemos sido pecadores en esto, pero matar en nombre de Dios es una aberración».

Como el Papa había condenado de modo inmediato y vigoroso los asesinatos de «Charlie Hebdo» y habían manifestado su dolor a las familias de las víctimas, a una semana de distancia añadió un aspecto relevante para completar el cuadro y promover la paz, pues las ofensas sólo sirven para hacer imposible la convivencia, provocando más malestar y más fanatismo.



Según Francisco, «no se puede considerar que las religiones sean una especie de subculturas. La gente que habla mal, que ofende una religión o todas, está provocando. Hay un límite. Toda religión que respete la vida humana merece respeto. Yo no puedo burlarme de ella. En la libertad de expresión hay límites».

Si lo sucedido en París merece la condena general, hay casos con muchas más víctimas y mayor crueldad en otros países. El Papa manifestó su horror por los atentaos kamikazes, que «responden siempre a un desequilibrio personal y una mentalidad totalitaria» como la del régimen japonés, el fascismo italiano, o los totalitarismos falsamente religiosos actuales.

Al tiempo que valoró como especialmente grave el uso de niños para esos fines criminales, recordó que los principales terrenos de explotación infantil son el trabajo esclavo y la prostitución forzada al servicio de adultos.


Las respuestas

Federico Jiménez Losantos - Periodista diario El Mundo-

Es muy duro con el Papa por sus insólitas palabras sobre los asesinatos de París. "Como vulgar matón peronista, no se ha identificado con las víctimas del islamismo, sino que ha explicado las razones de sus asesinos", dice muy dolido. "En vez de llamar a combatir a los que asesinan católicos, ve 'normal' atacar a los que no respetan su fe como ellos quisieran (…) El jesuita argentino ha preferido identificarse con Jomeini que con Ratzinger, el último gran teólogo que defendió la superioridad moral de una Fe, la católica, capaz de dialogar con la Razón en medio de la sociedad civil, que nace de dar 'a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César'. Y más trise aún es ver a algún católico jaleando al vicario de Cristo como un machote 'políticamente incorrecto'. ¿Hay algo más vilmente correcto y politiquero que echarles la culpa a las víctimas del islamismo?".


David Cameron replica al Papa que en las sociedades libres se puede ofender a las religiones


En una entrevista en el canal de televisión estadounidense CBS, David Cameron ha replicado al Papa Francisco y ha dicho que en las sociedades libres existe el derecho a ofender las creencias religiosas de los demás, sin que ello sea merecedor de represalias y mucho menos violentas.

En su viaje aéreo a Filipinas, el Papa se refirió a los atentados de París, en los que terroristas islamistas mataron a doce personas, en ataques a la redacción de la revista satírica “Charlie Hebdo” y en un supermercado judío. En un tono coloquial, el Pontífice puso un ejemplo que ha suscitado controversia, con la admiración de unos y la crítica de otros: “Si mi buen amigo el doctor Gasparri insulta a mi madre, puede esperarse un puñetazo. Es normal. No puedes provocar, no puedes insultar la fe de los otros. No puedes burlarte de la fe de los otros”, explicó el Papa, que consideró que debe haber límites a la libertad de expresión.

Preguntado en la televisión por esa frase, el primer ministro inglés respondió así: “Creo que en la sociedad libre existe el derecho a ofender las creencias religiosas de otros. Yo soy cristiano. Si alguien dice algo ofensivo sobre Jesús, lo encontraré ofensivo, pero en una sociedad libre no tengo el derecho a infligir venganza sobre ellos. Tenemos que aceptar que esos periódicos y revistas pueden publicar cosas que pueden ofender a alguien, al menos mientras no vayan contra la ley. Esto es lo que debemos defender”.

A las críticas al Papa se sumó Richard Harries, antiguo obispo anglicano de Oxford y respetado teólogo, con un artículo en “The Independent”: “Soy un gran admirador del Papa, pero la referencia al puñetazo podría tomarse fácilmente como una justificación de la violencia en respuesta a los insultos”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario