viernes, 17 de junio de 2016

Roberto Enrique Rincón Fernández se declara culpable

"Usted está atrapado con esto, le guste o no!" le dijo el juez a Rincón

Rincón Fernández, un ciudadano venezolano que vivía en Texas, admitió su participación en un plan de sobornos como parte de un pacto al que llegó con la fiscalía norteamericana para reducir su condena a 13 años de prisión. De lo contrario, pudo haber enfrentado hasta 100 años.



Roberto Enrique Rincón Fernández presentó su declaratoria de culpabilidad el jueves en Houston. El juez de distrito Gray Miller dictará su sentencia el 30 de septiembre.
Rincón es el último eslabón de una cadena de corrupción en Venezuela según una amplia investigación que lideró el Departamento de Justicia estadounidense. El empresario de 55 años ha permanecido en custodia de las autoridades desde que fue detenido en diciembre en compañía de un colega, por sospechas de haber pagado millones de dólares en sobornos a tres funcionarios de PDVSA para manipular el proceso de licitación en su favor desde 2009 hasta 2014.

Luego de meses de investigación, los agentes federales han rastreado al menos 750 millones de dólares de los fondos del gobierno venezolano a las empresas controladas por Rincón.



Él apareció en la corte el jueves con grilletes en las muñecas y los tobillos, escoltado por guardias.

Se refirió al juez en todo momento como “señor” y respondió con calma todas las preguntas que enunciaba la autoridad judicial mediante un traductor; asegurando que estaba más cómodo hablando en español.

El juez Gray Miller dijo que tenía autoridad suficiente para imponer cualquier sentencia que considerara necesaria tras revisar las directrices, los hechos y las recomendaciones: “Usted está atrapado con eso, le guste o no”, le hizo saber el juez.

“Sí, señor”, respondió Rincón.

El magnate confía en cerrar este capítulo para “rehabilitar la reputación de su empresa”, según palabras de su abogado, Sam Louis, durante una entrevista al culminar la audiencia.

ALEXANDRA Y ABRAHAM SHIERA DURANTE UN COCTEL DE LA ASOCIACIÓN DE DAMAS SALESIANAS EN MIAMI. ABRAHAM SHIERA, ES SOCIO DE ROBERTO RINCÓN Y AMBOS ESTÁN ACUSADOS DE PAGAR SOBORNOS PARA OBTENER CONTRATOS CON PDVSA.
El magnate petrolero venezolano Roberto Enrique Rincón Fernández, fue acusado por una corte estadounidense de violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (“Foreign Corrupt Practices Act”) y de conspirar para el lavado de dinero a través de operaciones y contratos con la petrolera estatal venezolana PDVSA.

Rincón, quien fue capturado el 16 de diciembre junto a su socio, Abraham Shiera, es dueño de empresas estadounidenses de servicio del sector petrolero como Tradequip Service & Marine y OVARB Industrial, ambas con sede en Texas, EE.UU., las cuales no son explícitamente mencionadas en una orden de detención contra Rincón y Shiera hecha pública por una corte del estado Texas.

El magnate, un zuliano de humildes orígenes, amasó una gran fortuna gracias a contratos con PDVSA luego del paro-sabotaje petrolero de 2002, cuando se convirtió en uno de los proveedores principales de Bariven y de Pdvsa Services International.

La Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero de Estados Unidos, establece que toda empresa con operaciones en territorio estadounidense que realice sobornos o efectúe algún pago a servidores públicos en el extranjero está sujeta a fuertes sanciones que pueden ir desde multas económicas, descalificación temporal o permanente para participar en ventas al sector gobierno o para desempeñar otras actividades comerciales, hasta la cárcel para sus dueños y/o la liquidación de la empresa.

Según describe la orden de detención firmada por la jueza Nancy Johnson, Rincón ha vivido en el area de Houston, Texas por unos 10 años, posee una mansión de 5 millones de dólares cuyo valor “palidece en comparación con los otros activos que posee alrededor del mundo”, motivo por el cual le sería fácil fugarse del país de permitírsele el pago de fianza.

Según el documento firmado el 19 de diciembre del presente año, Rincón y el también zuliano Abraham Shiera, utilizaron varias estratagemas para obtener contratos con PDVSA. “En todas dichas estratagemas, pagaron sobornos a personeros de PDVSA para que empresas afiliadas a Rincón entraran en la lista de empresas calificadas en licitaciones de contratos de PDVSA. En algunos casos, sólo las empresas afiliadas con Rincón terminaron integrando la lista,” dijo.

“Rincón ocultó su posición de control en dichas compañías para que personeros de PDVSA no supieran que todos los participantes en las licitaciones de contratos, eran empresas bajo control de Rincón,” agregó.

Según la jueza, la investigación abarcó 730 cuentas bancarias, de las cuales 108 están relacionadas con Rincón, su familia y sus compañías. La acusación persigue el decomiso de fondos de tres cuentas bancarias en bancos suizos.

Su bien las investigaciones del gobierno estadounidense ha logrado el rastreo de unos $100.000.000 ligados a depósitos en dichas cuentas suizas, el secreto bancario suizo les impide determinar el retiro de fondos de las mismas, por lo cual se presume que sea posible que existan otras cuentas ligadas a Rincón, de las cuales los investigadores no tengan conocimiento.

Según el documento de detención, “entre 2009 y 2014, más de un millardo de dólares tienen su origen en dicha conspiración. De dicho monto, $750.000.000 tienen a Rincón como origen. Rincón pagó sobornos por un monto de $2.500.000 a uno de los personeros.”

La jueza afirma que Rincón “tiene una amistad personal cercana con Hugo Carvajal, un general retirado venezolano, el cual está solicitado por la Corte Distrital del Distrito Sureño de Nueva York por tráfico de drogas.”

“Carvajal fue arrestado en Aruba en un avión privado propiedad de Rincón. El gobierno de Aruba rehusó a extraditar a Carvajal a los Estados Unidos citando el estatus diplomático de Carvajal,” continuó.

Inicialmente se le iba a otorgar una fianza de $10 millones y la confiscación de sus pasaportes, pero tras revelarse datos de la investigación, se decidió que Rincón permanezca detenido. “Hay cientos de millones de dólares en activos líquidos disponibles alrededor del mundo para garantizarle a Rincón una vida como fugitivo,” afirma el documento.

Rincón era un residente permanente de los EEUU, pero al pasar mucho tiempo en el exterior en 2014, dicho estatus le fue revocado, por lo cual se vió obligado a obtener una visa de negocios. Al momento de su detención, estaba en proceso de mudarse a Madrid, España. Dos de sus hijos son residentes permanentes de EE.UU., según el documento del juzgado.

Una de las empresas de Rincón, Ovarb, vendió equipos de generación eléctricos con sobreprecio a PDVSA. “Ovarb, sin ninguna experiencia comprobada en el suministro de equipos para la industria petrolera, vendió seis unidades por más de $251 millones,” dijo el reportaje.

Tradequip Service & Marine, otra empresa de Rincón, cuenta con menos de 50 empleados, según su perfil en la red social LinkedIn, sin embargo, logró numerosos contratos con PDVSA para ser proveedoras de maquinarias y equipos, los cuales que compraban a terceros.

Rincón, junto a su socio, el también millonario Abraham Shiera, pertenecen a la llamada “boli-burguesía”, un grupo de empresarios y capitalistas venezolanos que han amasado grandes fortunas a través de dudosas prácticas, a la sombra del estado, durante los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

La mansión de Rincón en Texas, la cual la jueza valora en $5 millones, está localizada en 85 W. Grand Regency Circle, The Woodlands, TX, según el servicio inmobiliario BlockShopper, el cual también contiene fotos externas de la propiedad. Zillow.com, otro servicio inmobiliario muy popular en EE.UU., estima su valor actual en $9.796.605.

La detención de Rincón es la más reciente e inusual cadena de arrestos de venezolanos que están siendo investigados en EE.UU. por corrupción o tráfico de drogas.


1 comentario: