domingo, 6 de septiembre de 2015

Marco Aurelio Coello, el estudiante patriota

El estudiante que no traicionó a Leopoldo López


Marco Aurelio Coello Morillo es un joven de 19 que cursaba el quinto año de bachillerato, vivía en Oritopo, El Hatillo.

Coello asistió a la manifestación del 12 de febrero de 2014, Día de la Juventud, a favor de los estudiantes detenidos en Táchira y Mérida.

Cerca de las cinco de la tarde fue detenido por funcionarios de seguridad y lo trasladaron a la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

El motivo de su detención fue porque el joven llegó a las inmediaciones del Ministerio Público y fue acusado por los delitos de incendio, daños, agavillamiento e instigación pública.



El 18 de mayo de ese mismo año, la madre de Marco Aurelio Coello, Doris Coello, denunció que su hijo padecía de estrés post traumático, luego de haber sido apresado.

La señora Coello señaló que al momento de su aprehensión fue torturado física y psicológicamente, intentaron hacerle firmar una confesión con delitos que él no cometió, lo cual generó que el joven tuviera episodios de recurrencia, su depresión se había incrementado e incluso padecía de insomnio. "Su estado de salud ha mermado muchísimo. Presenta un estado de shock post traumático, Marco Aurelio no pude dormir más de cuatro horas, no está comiendo bien, está bastante delgado", había indicado la madre en ese entonces.



Este fue el primer caso documentado de torturas alrededor de los hechos ocurridos el años pasado, el acta señalaba que tanto Coello como otros 16 jóvenes detenidos aseguraban que habían sido rociados con gasolina, golpeados con bates, palos, extinguidores, palos de golf, electrocutados y torturados psicológicamente.

Se presume que fue cubierto con gomaespuma y tirroplomo, para que los golpes no dejaran marcas. Que le llenaron las manos con un polvo e inmediatamente le hicieron una prueba balística, que lo amenazaron con quemarlo y que sucedió después que se negara a firmar una confesión sobre el incendio de los vehículos policiales.

La jueza Susana Barreiro decidió que fuera recluido en celdas de Polichacao mientras duraba el juicio que también se les seguiría a Christian Holdack, Demian Martin y Ángel Vivas.

El 24 de julio recibió la medida cautelar con presentación cada 7 días, luego que un examen médico forense determinara que sufría de estrés postraumático, depresión severa con rasgos suicidas y pensamientos de autodestrucción, entre otros problemas de salud mental.

El informe recomendaba que el estudiante fuera cambiado de ambiente y tuviera contacto con los familiares.



Su audiencia había durado cinco horas, en las cuales Coello se había quedado dormido. Al conocerse la decisión, sus padres y abogados habían abandonado el Palacio de Justicia, y se devolvieron a buscarlo.

Coello debía presentarse ante el Tribunal 28° de Juicio del Área Metropolitana de Caracas. Sin embargo no se presento, lo que causó que el Ministerio Público solicitara que se le revocara la medida cautelar sustitutiva de libertad.

Al conocer la noticia de su inasistencia se comenzó a especular sobre su paradero y presuntamente ni su madre ni su abogado sabían dar respuesta.

En la nota de prensa del Ministerio Público donde se informaba la petición de captura, se develaba que el estudiante se fugó a Miami en un vuelo comercial.

Barreiros confirmó que Coello había salido del país en un vuelo comercial, huyó antes de testificar en contra del líder de la oposición Leopoldo López, algo que se esperaba se produjera el 4 de septiembre durante la audiencia de sentencia, razón por la que esta se pospuso para el próximo 10 de septiembre.




Doris de Coello, madre de Marco Coello, joven imputado junto a Leopoldo López por los hechos ocurridos el 12F y quien no se presentó este viernes en la audiencia de juicio definitoria.

En horas de la noche de este viernes se dio a conocer que el joven salió desde Venzuela hacia Miami, por lo que fue emitida ante la Interpol una ‘alerta roja’para dar con su paradero.

Ante esto, Coello indicó que “intuyo como madre que tomó esa decisión a raíz de la audiencia del miércoles 26 de agosto cuando pruebas documentales que prueban su inconcina y la de los otros imputados de manera sorpresiva la juez prescindió de ellas”.

Además expresó que el joven “acudía a sus audiencias a la hora, con buena disposición, con buen comportamiento, cumplió con su medida cautelar, hizo su régimen de presentación”.

La madre aseguró que Coello “salió pidiendo protección, mi hijo no salió huyendo. Salió pidiendo protección porque no la consiguió del Estado venezolano”.

Por ultimo dijo que “este proceso penal que se les ha seguido a él y a los otros imputados está plagado de una gran cantidad de vicios”.




Obligado a huir!














No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada