miércoles, 18 de enero de 2017

Nuevo US secretario de estado enemigo de Maduro

SE AVECINA UNA GUERRA DIRECTA CONTRA VENEZUELA, al nombrar a Rex Tillerson Secretario de Estado...

Si Trump ha decidido nombrar a Rex Tillerson, presidente y consejero delegado del gigante energético Exxon Mobil, para dirigir la diplomacia de la primera potencia mundial, es porque sus planes en el tema energético no se irán por las ramas y tienen que ver con un ataque directo a Venezuela, sobre todo en relación con los grandes hallazgos de yacimientos en el territorio de la Guayana Esequiba que pertenecen a nuestro país.


La petrolera estadounidense Exxon Mobil, considerada la mayor empresa cotizada de petróleo y gas del mundo, aseguró el pasado 30 de junio, que ha descubierto una cantidad “significativa” de petróleo mientras realizaban labores de exploración en un yacimiento ubicado entre Venezuela y Guyana, según una nota publicada en ‘Forbes‘.

La Guyana Esequiba es un territorio de controversias internacionales, en vista de que figura en el mapa de la República Bolivariana de Venezuela, como una zona reclamada por Caracas desde 1840.

El simple anuncio hecho recientemente por Exxon reaviva la tensión entre los gobiernos de Guyana y Venezuela.

En julio de 2015, el recién electo presidente de Guyana, David Granger, pidió a la Comunidad del Caribe (Caricom) que condenara a Venezuela por lo que consideró unos “opresivos y desagradables” reclamos territoriales sobre el Esequibo. En el mismo petitorio afirmó que ese pedido se había convertido en una “carga insoportable para su país”.

Nicolás Maduro respondió a Granger en un discurso pronunciado ante el Parlamento venezolano, calificando de “vomitivas” las declaraciones de su homólogo guyanés y acusó directamente al Gobierno de EE.UU. y la compañía estadounidense Exxon Mobil de atizar las diferencias. Recordó que la petrolera explota recursos en ese país, a pesar de que está prohibido por tratarse de un territorio en disputa.

Entre las acciones tomadas por el gobierno venezolano, luego de una tanda de declaraciones públicas, figuró un decreto presidencial que redistribuyó el territorio venezolano en Zonas Operativas de Defensa Integral. En ellas se incluye al territorio marítimo ubicado en el Esequibo y que el gobierno de Granger entregó en concesión a la Exxon.


Un yacimiento enorme

Según el texto de ‘Forbes’, el director ejecutivo del ‘holding’ petrolero, Rex Tillerson, aseguró que el hallazgo hecho en el bloque Liza 2 de Guyana, “es el equivalente a 1.400 bloques del Golfo de México”.

La base geográfica de la línea exploratoria que sigue Exxon es la misma línea que tiene la Faja Petrolífera de Venezuela

Por otra parte, el área explorada actualmente por los estadunidenses está reconocida por el Servicio Geológico de EE.UU. como la segunda mayor área del mundo con petróleo sin explorar.

Crudo venezolano en la mira

“La base geográfica de la línea exploratoria que sigue Exxon es la misma línea que tiene la Faja Petrolífera de Venezuela, (La Faja del Orinoco), cuantificada y certificada durante la presidencia de Hugo Chávez como la mayor reserva del mundo. La verdadera pretensión de esta empresa es el crudo venezolano”, dijo en entrevista con RT, el experto petrolero venezolano David Paravisini.

El hecho de que sigan realizando operaciones exploratorias en una zona expuesta a un arbitraje internacional “constituye una violación flagrante a la normativa internacional”, agrega.

Desde el año pasado, la petrolera y gasífera trasnacional corre importantes riesgos políticos, al prestarse como un elemento de enfrentamiento con Venezuela.

Para el venezolano, Exxon se aprovecha de la debilidad del gobierno guyanés ―que enfrenta una significativa situación de pobreza― para tomar partido contra la Revolución Bolivariana”.


Los precios actuales

El yacimiento anunciado, estima el experto, se hace para dar a entender a los mercados, que está económicamente justificada la costosa exploración realizada costas afuera de Guyana.

“Pero eso no logrará incidir en los precios del petróleo. En la actualidad, estos se fijan más por acuerdos entre los países productores que realizan convenios para fijar cuotas de producción. Solo la posición unilateral de Arabia Saudita, que pasó de una defensa de los precios a la defensa del volumen de producción, ha evitado que los precios aumenten”.


Estrategia: la cooperación

Al examinar las opciones sobre el tablero político, Paravisini recordó que hace apenas un mes, los gobiernos de Venezuela y Trinidad y Tobago firmaron un tratado de delimitación, que establece un acuerdo de cooperación ante cualquier yacimiento de hidrocarburos a ser explotado en ambos lados de la línea fronteriza.

“Trinidad y Tobago estaba en una situación delicada luego que EE.UU. dejó de comprarles gas debido a su producción de gas esquisto. Esa decisión de Washington provocó un acercamiento de la isla con Caracas y el nacimiento de esta forma de cooperación”, afirma.

En términos geoestratégicos y geopolíticos, el acuerdo Trinidad y Tobago-Venezuela debería operar como un elemento para tratar de “persuadir a Guyana de que su futuro está vinculado al sur y no a los intereses de las grandes trasnacionales”, concluye David Paravisini.

Por Ernesto J. Navarro | Actualidad RT






No hay comentarios:

Publicar un comentario