viernes, 19 de agosto de 2016

El rostro del horror en Siria

Con cinco años de edad, Omran Daqneesh, con la cara ensangrentada, junto a su hermana dentro de una ambulancia después de que fueron rescatados luego de un ataque aéreo en la zona controlada por los rebeldes al-Qaterji de Aleppo


Se llama Omran Daqneesh y es uno de los cinco hermanos heridos en un bombardeo del régimen de Asad sobre el barrio de Qaterji, en la asediada Aleppo. No hay muchos más elementos informativos. Su cara, con la mirada perdida y cubierta de sangre y polvo, desde que nació solo ha conocido la guerra, la muerte y la desolación...



video

"He tomado muchas fotos de niños muertos o heridos por los bombardeos, lo que ocurre cotidianamente" en la parte rebelde de Aleppo, segunda ciudad de un país devastado por más de cinco años de guerra, cuenta Mahmud, contactado telefónicamente desde Beirut.

"Por lo regular están desmayados o lloran. Pero Omran Daqneesh estaba ahí sin voz, la mirada perdida. Es como si no comprendiera muy bien lo que le acababa de suceder", afirma el fotógrafo de 27 años.

Omran Daqneesh "resume el sufrimiento de los niños de Aleppo, sometidos a los bombardeos hasta en sus propias casas", subraya Mahmud.

Estaba cerca del sector de Qaterji, en el este de la ciudad dividida en sectores leales y rebeldes, cuando ocurrieron los ataques el miércoles al final de la tarde. Los barrios del Este son por lo regular objetivo de la fuerza aérea del régimen o de la aviación rusa.

"A las 19H15 escuché bombardeos y me precipité hacia los lugares alcanzados", dice Mahmud.

"Ya era noche y vi un edificio totalmente derrumbado y otro que lo estaba, pero a la mitad" y en el que vivía Omran Daqneesh y su familia" , añadió.

"Con los rescatistas de la Defensa civil, caminamos tratando de evitar tres cádaveres antes de entrar al edificio ... Quisimos entrar al primer piso, pero las escaleras estaban derrumbadas".

Tuvieron que ir a un edificio adyacente y "retirar desde allí a los miembros de la familia de Omran uno por uno, de un balcón al otro".

Primero Omran Daqneesh, después su hermano de cinco años y sus dos hermanas de 8 y 11 años. Después la madre y el padre.

"Cuando colocamos a Omran en la ambulancia, había luz suficiente, y entonces pude tomar las fotos", indicó Mahmud, quien aparece de espaldas en el video de AMC.

"Omran estaba conmocionado pues un muro cayo sobre él y su familia", dice Mahmud.

Según él, el padre del pequeño no quiso dar el verdadero nombre de la familia por razones de seguridad.

"Este niño, como todos los niños en Siria, son el símbolo de la inocencia. No tienen nada que ver con la guerra", deplora Mahmud.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.